Comodidad y Confianza Puerta a Puerta

Transporte de líquidos y gases por avión

Transporte de líquidos y gases por avión

Como todos sabemos, para subir a un avión está totalmente prohibido llevar líquidos, spray y otros gases, inclusive perfumes y hasta pastas dentífricas en el equipaje de mano, estos productos deben ser almacenados en un empaque individual o conjunto y deben ir depositados en la maleta grande o equipaje normal del pasajero. Bien, pasemos ahora al área de carga, donde esta política cambia radicalmente, porque es precisamente eso lo que se tiene que llevar, líquidos y gases en un avión.

Transporte de cargas líquidas por aire

Una catástrofe en potencia, dirían muchos, pero no solo porque la carga ponga en peligro a la aeronave, sino porque es todo lo contrario. Es el método de transporte lo que puede comprometer la carga, ya que en su mayoría se deben transportar bajo medidas de criogenización, para mantener la integridad de los materiales, ingredientes o el producto en sí, mientras llega a su destino sano y salvo.

Las variables de este tipo de transporte

Para llevar en aviones los materiales que regularmente son líquidos o gases, se emplean dispositivos de almacenamiento llamados ULD (siglas en inglés, Unit Load Device) lo que se traduce como Unidad de Carga. En estos tanques, se depositan los productos y todo el conjunto (la ULD y su contenido) se somete a un proceso de criogenización que lo asegura, transformándolo en un gran taco rígido, que fácilmente es sujetable y se asegura dentro del área de carga del aeroplano. Si se trata de gases, especialmente combustibles, se emplean técnicas de seguridad adicionales que mantienen unos niveles seguros para el transporte que no pongan en riesgo la nave o a su tripulación por fugas, derrames o pérdidas de contención que causen explosiones. Los gases igualmente se congelan, pero a temperaturas mucho menores, ya que al pasar los -160° como ocurre con el Metano (gas natural) alcanza el punto líquido y se puede comprimir, pero para que se solidifique y sea seguro subirlo a un avión, tendría que bajarse su temperatura mucho menor, en el caso de cada gas, hay que emplear temperaturas diferentes, hablamos por ejemplo de oxígeno medicinal, nitrógeno, argón y otros, que son los más utilizados en diversas industrias.

Todo lo que se necesite llevar en un avión de carga es posible hacerlo, solo que, para cada material, compuesto o elemento químico, hay unas medidas de seguridad, lo que más se carga son productos para la alimentación, pero los derivados de petróleo como gasolinas y otros combustibles, se llevan por cualquier vía, no solo barcos, camiones o trenes, sino que también vuelan, aunque no por explotar, sino por el viaje.

TU BARRANQUILLA | Agencia Creativa de Diseño Web para Pymes


Deje un comentario